“Akira”: un futuro apocalíptico imaginado hace treinta años

Hace prácticamente tres décadas Katsuhiro Otomo comenzó a publicar en Japón el manga titulado “Akira”. Fue un proyecto largo, que se prolongó durante ocho años (hasta 1990). Sin embargo, antes de esa fecha vio la luz el anime (1988), la versión en película de animación que presentaba algunas variaciones narrativas con respecto al papel. Pasado todo este tiempo y llegados a nuestros días, “Akira” —tanto el manga como el anime— se ha consagrado como una de las mejores historias contemporáneas procedentes de tierras niponas, demostrando además, que por ella apenas pasa el tiempo.

akira_elmurrial

Volviendo la vista atrás unos cuantos años, recuerdo haber visto el anime “Akira” siendo muy joven, quizás demasiado como para poder comprender la inmensa complejidad que se esconde detrás de este relato. Sin embargo, tiempo después se reveló para mí un universo cargado de simbolismo, donde se pone de manifiesto el terror a las consecuencias heredadas de la Segunda Guerra Mundial, la situación caótica de un mundo distópico, la necesidad humana por aferrarse a la figura de un redentor, o el excesivo ansia por avanzar en el terreno científico-militar sin tener en cuenta la repercusión moral de cada acto.

akira_manga_elmurrial

“Akira”, en la edición original del manga en blanco y negro

Hemos comentado previamente que el manga y el anime presentan importantes variaciones en cuanto al argumento, pero los primeros pasos son muy similares. Sin entrar en detalles que arruinen el efecto sorpresivo de quienes se acerquen a “Akira” por primera vez, lanzaremos un micro-tráiler por escrito de su realidad: Nos situamos en el año 1988. Una inmensa explosión arrasa la ciudad de Tokio, y asumiendo que se trata de una nueva bomba nuclear, se desencadena la III Guerra Mundial. Damos un salto en el tiempo. Han pasado 31 años desde entonces, y en el año 2019 ha resurgido de sus cenizas la ciudad de Neo-Tokio, un mundo en el que priman la ruina y la decadencia, impera el control policial y el dominio de las bandas de moteros. La situación de revolución social es constante, incluso violenta, y nuevos líderes religiosos se alzan para dominar a las masas a través de nuevos credos. En este contexto, el poder militar y la destreza científica se unen para conseguir un nuevo orden a través del Proyecto Akira, sin tener en cuenta las consecuencias de sus gestos.

La importancia de esta obra y su repercusión van más allá incluso del propio relato, ya que jugó un papel fundamental en el desarrollo de la animación para adultos y la expansión de este género a través del mundo occidental. En este sentido, las aventuras de Kaneda y Tetsuo, tanto en animación como en tinta sobre el papel serán recordadas siempre como el precedente que abrió la puerta para todo un mundo de magia y fantasía procedente del lejano Oriente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s