El ejército perdido de Cambises. (Arcaicos, 34).

Cuando pensamos que ya nada puede sorprendernos, y que tenemos respuesta para la mayor parte de los enigmas que conviven con nosotros en este mundo, se nos ocurre mirar al pasado para recibir un bofetón de realidad al tiempo que descubrimos que la historia más remota está plagada de misterios por descifrar. Uno de ellos, nos traslada a una de las regiones más importantes del planeta desde el punto de vista histórico y cultural, donde se reúnen en un pequeño pedazo del mapa algunas de las áreas que tuvieron el honor de convertirse en cuna de la civilización humana. A través del Próximo Oriente transitaron infinidad de pueblos en busca de un pedazo de tierra que convertir en su propio estado, un refugio por el que luchar y morir, una región de paso dispuesta a ser dominada por un poder mayor; y entre todos ellos, destaca por su inmensa importancia el gran Imperio Persa.

ejercito_perdido_cambises_persa_elmurrial

El misterio también persigue al Rey de Reyes, así como a su pueblo y a su infantería, porque ¿alguna vez habéis oído la historia del ejército perdido?. Es un tiempo de guerras y conquistas, de expansión territorial y demostración de fuerza militar. Es el siglo VI a.C. En ese contexto los persas llegan hasta Egipto, donde no tardan en conocer las voces proféticas del desierto, el futuro anunciado a través de un oráculo perdido entre toneladas de arena y polvo, y protegido por la fuerza del viento. Es aquí donde se desarrolla nuestra historia, un relato recuperado desde el blog “desdelacasausher” y escrito en el lejano mes de marzo de 2011.

EL EJÉRCITO PERDIDO

Hace más de 2.600 años, en el siglo VII a.C., el mundo persa vio nacer a su héroe y libertador: Aquemenes, quien daría nombre a toda una dinastía. Desde ese momento, los persas se agitaron, extendiendo su dominio por buena parte del mundo conocido y creando en poco más de un siglo un basto imperio que se extendía desde La India hasta Egipto, pasando por algunas regiones de la esfera griega.

En el año 525 a.C. el Rey de Reyes Cambises, hijo del gran Ciro, tomaba Egipto con su inmenso ejército. Y fue allí, en medio de la tierra de los faraones, donde escuchó noticias referentes al oráculo del dios Amon-Ra, en el oasis de Siwah. Las predicciones del dios hablaban de la caída del rey persa, lo que sin duda era una gran osadía, incluso para un ser divino. Cambises movilizó un inmenso ejército que partió a través del desierto hacia el oasis donde estaba la casa de Amon. Sin embargo, nunca más se volvió a ver a aquellos hombres…

Herodoto habló de la desaparición del ejército de Cambises, dentro de una historia más propia de la leyenda que de la realidad, ya que miles de hombres habían sido tragados por las arenas del desierto sin dejar rastro alguno. Sin embargo, desde el siglo XX decenas de buscadores de tesoros y aventureros se lanzaron a la frontera de Libia y Egipto, al norte del Trópico de Cáncer para tratar de desentrañar el misterio, y parece que poco a poco empiezan a llegar los resultados.

¿Y si la leyenda no fuera tal? ¿Y si un ejército de miles de soldados que marchaban con la impedimenta militar y el abastecimiento para las tropas fue arrasado por una tormenta de arena acompañada de una brutal ola de calor del desierto? Quizás estos hombres hallados son aquellos que un día obedecieron a su líder para desafiar el poder de un dios…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s