“Sobre Escritos y Escritores”: David Trueba

Tiene un apellido que suena a cine. Cine español. Pero él es el otro hermano, el pequeño, el que todavía no tiene un Oscar ni tampoco un premio Goya. Sin embargo, con el paso de los años ha sabido ganarse a pulso un papel en el escenario cultural de este país. Definirle simplemente como ese personaje que se sitúa en la parte menos atractiva de la cámara es todo un ejercicio de racanería biográfica, porque él es mucho más que eso. Además de director también es periodista, guionista, letrista musical, columnista y escritor. Esta es precisamente la faceta que nos interesa; David Trueba y las letras.

david_trueba_elmurrial

Más allá de las grandes casas editoriales que son capaces de arrojar la idem por la ventana para promocionar los lanzamientos de sus autores estrella, normalmente el mercado del libro no experimenta una relación de amor tan profundo hacia la publicidad como lo hace el cine. Esto incide en el anonimato de las obras, aunque también ayudan los resultados de las encuestas que aparecen de vez en cuando y nos sonrojan con los índices de lectura en este país. En cualquier caso, y hablando de David Trueba, sepan los interesados que en el mercado, más o menos ocultas, descansan ya tres novelas suyas.

Aquí traemos la más reciente, si bien data del año 2008 en su primera edición. Su título, “Saber Perder“. Es posible que para los más futboleros estas palabras resuenen en lo más profundo de su memoria, y en cierta medida no les faltaría razón. En algunos círculos periodísticos asociados al deporte, se cuenta cómo el ex-futbolista y entrenador Pep Guardiola conoció a David Trueba. De ahí surgió una amistad que todavía parece perdurar —en estos casos, sólo los protagonistas conocen la realidad—, y que incidió decisivamente en el desarrollo de la novela. Un viaje conjunto a Sudamérica, varios futbolistas argentinos como inspiración y el talento del escritor, dieron forma a Ariel Burano, uno de los protagonistas de “Saber Perder“. Entre aquel FC. Barcelona que con Guardiola a la cabeza maravilló al mundo desde 2008 a 2012, y del que ahora sólo parecen quedar algunos rescoldos, se puso muy popular el libro de Trueba. Algunos jugadores reconocieron que había llegado a sus manos a través del míster —independientemente de que lo hubieran leído o no—, como recomendación profesional y también personal. Sin lugar a dudas, es una buena lección sobre la gloria efímera y la necesidad de mantener los pies en el suelo, para que la caída desde la cima del monte Olimpo hasta el mundo de los mortales no sea tan demoledora.

saber_perder_elmurrial

Con un estilo narrativo muy personal, David Trueba nos sumerge en la vida de cuatro personajes unidos indefectiblemente por la corriente del destino. Sylvia es una adolescente que acaba de cumplir dieciséis años mientras sobrevive al divorcio de sus padres y trata de hacer frente a la inseguridad presente y futura propia de su edad. Su padre es Lorenzo, un hombre arruinado económica y sentimentalmente que se ahoga en la rutina diaria del que no sabe qué hacer. En la tercera generación de la misma familia encontramos a Leandro, padre de Lorenzo y abuelo de Sylvia, que ve con la perspectiva del tiempo cómo ha pasado su vida al lado de su esposa, reflexiona y actúa en consecuencia. Ya conocemos al cuarto protagonista, Ariel Burano, un joven futbolista argentino que llega a Madrid aclamado por la prensa, como el eterno y casi cotidiano sucesor de Maradona, y que se enfrenta a la soledad de un mundo exigente cuyas reglas desconoce.

Las páginas nos cuentan historias de vencedores y perdedores. Testimonios cercanos de personas que, de un modo u otro, han disfrutado de la felicidad efímera que a veces nos concede la vida, pero que a fin de cuentas, deben saber hacer honor al título de la obra. El cambio que sacude los cimientos de la tranquilidad y altera todo el universo individual está siempre presente, como una sombra amenazante que espera su momento. Desde aquí recomendamos su lectura, pero de forma detenida y pausada, para poder saborear los matices y esencias que destilan un olor demasiado familiar. Al pasar la última de sus más de quinientas páginas, veremos que sólo prevalece un pensamiento: después de todo, esta es la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s